Image for post
Image for post

-Escrito está: «Mi casa es casa de oración»; pero vosotros la habéis convertido en una «cueva de bandidos».

Este dicho de Jesús recogido en el Evangelio de Lucas se interpreta de manera excesivamente literal, en cuanto identificar ‘casa’ con el templo, la sinagoga; sin embargo, reflexionando sobre este tema, mi conclusión es que Jesús va más allá de los edificios y quiere hacernos notar que la casa es en realidad nuestro corazón. En efecto, muchas veces albergamos en nuestro interior intenciones impuras que ocultamos como ladrones en la noche. Robamos el espacio reservado a Dios.

Por otra parte, sinagogas, iglesias y mezquitas siguen albergando el comercio, la mercadería, el negocio. No han cambiado mucho las cosas en 20 siglos.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store